Qué tablet me compro? (III)

Aunque durante la noche soy una blogger empedernida, de día me dedico a la docencia, por ejemplo imparto cursos de Ipad e Iphone. Sin embargo, poseo un Iphone y una Samsung Tab. ¿Por qué? Es sencillo: el móvil es una herramienta de trabajo y ocio que empleo 16 horas al día, a la que le exijo el máximo en estabilidad, rapidez y eficiencia - si ya tuviera una batería con más autonomía sería el copón de la baraja- . La tablet la uso cuando estoy en el sofá o en la cama para básicamente mirar vídeos de youtube, chequear mis redes sociales, contestar emails, ir de escaparates virtuales y jugar al Ace Fishing. Y sinceramente, mi Samsung tab 2 de 7 pulgadas adquirida hace un par años cumple sobradamente con esas funciones.

Como soy un poco freakie de las tecnologías, hace unos añitos empecé a investigar sobre las tablets y entré en foros que hablaban sobre la panacea de las tablets chinas, esas que costaban menos de 100 euros y eran igualitas que un Ipad. Sólo diré una cosa: los 80 euros peor gastados de mi vida. De esa historia aprendí algo: mejor comprar algo que sabes con seguridad que será bueno aunque sea sencillo y básico, que jugártela. Nadie da duros a pesetas - esta expresión denota que ya empiezo a estar talludita-.

Samsung es para Apple algo así como el Real Madrid del Barça, o el Joker de Batman. El único que le puede plantar cara. Ha crecido gracias a buenos productos, grandes pantallas en todos los sentidos y un sistema operativo abierto como es Android. 

Las tablets de Samsung se clasifican en dos líneas: la Galaxy tab S - que es la gama alta - y la Galaxy tab 4, que es la nieta de mi tablet. De todos modos si buscáis en outlets aun podéis encontrar la tab 3. Los precios oscilan entre los 549 de la Samsung Galaxy Tab S 10" 4G a los 149 de la Samsung Galaxy Tab 4 de 7 pulgadas.

Como siempre, las principales diferencias radican en: 
  • Tamaño de pantalla, opciones de 10, 8 y 7 pulgadas.
  • Resolución y tecnología de pantalla, la tecnología AMOLED de los televisores Samsung en tab S frente al TFT de tab 4.
  • Procesador, de ocho núcleos para la línea S y de cuatro para las tab 4.
  • 3 GB de RAM para tab S y 1,5GB para tab 4.
  • Capacidad, aqui tienes opciones diversas, desde 8 gb en adelante, pero cabe recordar que con una tarjeta SD externa podemos ampliarla.
  • Cámara de mejor calidad con flash incorporado en tab S.
  • Opciones en las dos líneas de elegir tecnología 3G o sólo wifi.

En este caso no tengo ninguna duda, si no os importa el tamaño, comprad con los ojos cerrados la versión más básica de Samsung y os quedaréis muy satisfechos.

Como conclusión a la trilogía, la Samsung galaxy tab 4 es para mi gusto la mejor opción del mercado para alguien que quiera una tablet básica pero decente para un uso moderado. Si queremos algo más, no os lo penséis, id al iPad o a la bQ Aquarius E10.

Related Posts
Previous
« Prev Post